Inicio » Uncategorized » Lección 15. La protección de Dios

Lección 15. La protección de Dios

Lección 15. La protección de Dios

Texto de estudio: Daniel 6:1 – 29

Texto clave: Daniel 6:10b se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.

 La Predicacion – Lección 15. La protección de Dios

Panorama bíblico

Desde el capítulo 1 de este libro estamos viendo la fidelidad y la obediencia de Daniel hacia Dios, el Señor lo libró de muchas cosas y lo sigue librando, a pesar del los altos cargos que tenía en el Palacio Daniel no le dejó de lado a Dios sino que estaba más aferrado a Él en todo lo que hacía.

El rey Darío constituyó en el palacio ciento veinte sátrapas (funcionarios gubernamentales), que estaban bajo autoridad de Daniel, esto no creían en Dios y buscaban manera de acusar a Daniel pero no encontraron nada en él, entonces le dijeron al rey que saque una orden que consistía en que si alguna persona adoraba a otros dioses o a hombres que no fuera el rey sería echada a la fosa de los leones.

Dios libró a Daniel de los leones y al ser liberado él, fueron echados los que le acusaron.

1. Ser fiel a Dios

Daniel tenía más de ochenta años y era uno de los más eficientes en el palacio y por eso se ganó un lugar respetado. Él trabajaba con personas que no creían en Dios y también servía a una persona incrédula, pero eso no fue motivo para que su fidelidad hacia Dios cambie. Daniel vino cautivo de los hijos de Judá por el rey Nabucodonosor y por su fidelidad a Dios fue librado de la muerte y fue ocupando cargos importantes en el palacio. El testimonio de Daniel era resaltado entre todas las personas del palacio, se manejaba de una manera transparente porque tenía temor de Dios y por su fidelidad el Señor lo fue prosperando.

2. Daniel se resistió a la tentación

El palacio estaba manejado también por ciento veinte sátrapas (funcionarios gubernamentales), que buscaban manera de echarle o de acusarle a Daniel de algún error que cometa pero no encontraban falla en él, entonces decidieron enaltecer al rey e hicieron que salga una ley que consistía en que todas las personas debían adorar solo al rey y el que no lo hacía sería echado al foso de los leones. Daniel podía caer en esa tentación para no ir al foso de los leones, el rey también se enalteció asimismo, pero Daniel se resistió y siguió adorando a Dios tres veces al día como siempre lo hacía.

Nuestras oraciones también suelen ser interrumpidas pero no por amenazas sino por nuestras actividades, no debemos caer en la trampa del enemigo y orar con regularidad sin importar lo que suceda.

Unas cuantas personas lo vieron y fueron a acusarle frente al rey, y el rey se entristeció porque ya no podía revocar esa ley que promulgó y Daniel fue echado al foso de los leones. Por segunda vez Daniel no cae en la trampa del enemigo y sigue firme en la palabra de Dios.

3. Dios nos protege

Daniel fue echado al foso de los leones y Dios nuevamente lo libra de la muerte, cuando hacemos la voluntad de Dios, siempre nos estará protegiendo estemos en el lugar que estemos. Nuestra obediencia, fidelidad y temor a Dios trae consigo bendiciones para nuestra vida física y espiritual. De la manera en que Dios protegió a Daniel, nos protegerá a nosotros si imitamos la forma en que actuó Daniel. Dios tiene un propósito para nuestras vidas y las cumple es por eso que pasamos por diversas circunstancias para que pueda comprobar nuestra fidelidad. Daniel fue librado de los leones y los que lo acusaron fueron echados al mismo foso y los leones quebraron sus huesos antes que tocaran el fondo del foso.

Estudio bíblico

Daniel tenía más de ochenta años y tenía un lugar respetado en el palacio del rey Darío, este rey constituyó ciento veinte sátrapas (funcionarios gubernamentales) y éstos a su vez estaban bajo autoridad de Daniel. El rey y los sátrapas no creían en Dios y veían que Daniel era transparente en todas sus acciones, entonces buscaban la manera de acusarle de algo pero no podían, y comenzaron a atacarle por sus oraciones. Estos sátrapas dijeron al rey para que quite una ley que consistía en que todos debían adorar solo al rey y el que no hacía eso sería echado al foso de los leones. El rey se autoproclamó Dios por treinta días y selló el edicto con su anillo. Daniel no hizo caso a eso y continuó con sus oraciones y algunas personas vieron y lo acusaron. El rey muy entristecido porque era una persona de su confianza mandó a que lo echaran al foso. Esa noche el rey ayuno y no durmió, al día siguiente ve que Daniel seguía vivo en el foso de los leones. Su fidelidad y obediencia hizo que Daniel sea protegido de los leones por Dios, él solo tenía temor de Dios y solo a él servía a pesar de la circunstancia. No son las amenazas lo que nos interrumpe la oración a Dios sino que las actividades hacen que le hagamos a Dios a un lado, debemos ser constantes en nuestras oraciones y tener temor de Dios pase lo que pase. Si hacemos su voluntad Él Señor nos protegerá siempre.

Ejercicio

3 – 6 años

Une con flecha.

7 – 9 años

Busco las siguientes palabras: Daniel – edicto – leones – sátrapas – Darío – ángel – rey – Dios.

10 – 12 años

Completo los versículos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 211 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: