Lección 2. Jesús sana a un ciego

Lección 2. Jesús sana a un ciego

Texto de estudio: Juan 9:1 – 41

Texto clave: Juan 9:6 Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego.

Leccion 2-1 Leccion 2-2 Leccion 2-3

Introducción

Hoy podemos ver como Jesús sana a otra persona y de otro problema, en esta lección veremos como un ciego de nacimiento recobra la vista gracias al Señor Jesús y también a la fe que tenía el ciego. Después de eso comenzó a tener problemas con los fariseos y hasta fue expulsado de su congregación.

1. Glorificar el poder de Dios.

En los v 2 y 3 los discípulos le hacen una pregunta al Señor Jesús acerca del ciego, y se refieren de esta manera “Rabí, quién peco, éste o sus padres para que haya nacido ciego”. Para los judíos que tenían como creencia que si alguien pasaba por calamidades o sufrimientos era resultado del pecado que había en esa persona o sus padres. Por eso los discípulos preguntaron a Jesús, pero Él le responde algo que quizás ni se imaginaron escuchar, Jesús les dice “no es que pecó éste, ni sus padres, sino que para que la obra de Dios se manifieste en él.

Jesús usó el sufrimiento de ésta persona para que el poder de Dios se pueda glorificar y también enseñar acerca de la fe. No siempre el sufrimiento y otras cosas son resultado del pecado, en muchas casos el poder de Dios debe conocerse en una persona, y tal persona debe glorificarle a Dios.

2. La incredulidad también nos deja ciegos.

Los fariseos comenzaron a cuestionar lo que Jesús estaba haciendo, mientras que ellos discutían por lo que Jesús hacía, muchas personas se sanaban y cambiaban, estos fariseos estaban celosos de que Jesús les estaba sacando su popularidad a ellos y no creían de que Él era el Cristo y estaban ciegos espiritualmente.

Los fariseos tenían una lista larga de prohibiciones y permisos, y Jesús falló ante una de sus prohibiciones que era la de no hacer nada en el día de reposo. Él hace lodo y le pone en los ojos a ciego, eso implicaba ya un trabajo. No importa la hora ni el día, si en nuestras manos está servirle a nuestro prójimo de alguna manera, debemos hacer, no caer en esa ceguera espiritual en el cual cayeron los fariseos.

3. La fe es probada.

Este nuevo hombre en Cristo fue interrogado muchas veces, y hasta comenzó a enseñarles a los fariseos. La fe de este ex ciego estaba bien asentada y no le importaba lo que le dijeran o hicieran. Sus padres tuvieron temor de ser expulsados de la sinagoga y por lo tanto no accedían a responder las preguntas que le hacían a su hijo, directamente lo responsabilizaban a él.

Su fe fue probada severamente por las autoridades, lo maldijeron y echaron de la sinagoga. Al igual que nosotros muchos amigos y otras cosas podemos perder al tener esta fe en Jesucristo, pero lo que no vamos a perder es la vida eterna que ya tiene preparada para nosotros.

Cuanto más experimentaba, más confiaba este hombre en aquel que le sanó.

Conclusión: Hemos podido ver tres enseñanzas claras en esta clase, pudimos comprender que el sufrimiento y las calamidades no siempre son el resultado de nuestros pecados, sino que para que el poder de Dios sea glorificado, también el no creer en Jesús puede dejarnos ciegos espiritualmente y que nuestra fe va seguir siendo probada siempre y cuando busquemos más y más de Nuestro Salvador que es Jesucristo.

Estudio bíblico

En nuestra clase de hoy veremos como Jesús le sanó a un ciego de nacimiento. Paseando por ahí Jesús ve a un ciego de nacimiento y también sus discípulos que estaban con él le preguntan si pecó él o sus padres por eso nació ciego. Jesús les responde que ninguno de los dos han pecado sino que pasaba eso para que se pueda manifestar la obra de Dios en su vida y así poder glorificar el gran poder de Nuestro Dios. Jesús escupió en la tierra e hizo lodo con su saliva y le puso por sus ojos y le dijo que vaya al estanque de Siloe para que vaya a lavarse.

Al ver estas cosas los fariseos comenzaron a discutir entre ellos diciendo que éste no era el Cristo y que no podía sanar en el día de reposo. Jesús no desaprovechó el día de reposo para sanar a este ciego. No nos debe importar la hora ni el día para servirle a una persona tal como Dios nos está enseñando en esta clase.

La fe del ex ciego lo llevó a pasar por algunas pruebas, le maldijeron y le echaron de la sinagoga. Muchas veces nuestra fe en Dios nos hará perder amigos, y otras cosas pero eso no debe importarnos siendo que no perderemos la vida eterna que Dios ya tiene para nosotros.

Ejercicios

3 – 6 años

Pinto el dibujo que corresponde a la lección.

7 – 9 años

Falso o verdadero.

10 – 12 años

Reordenar las letras para descubrir las palabras correctas.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s