Inicio » Uncategorized » Lección 6. Jesús sana al hijo de un noble

Lección 6. Jesús sana al hijo de un noble

Texto de estudio: Juan 4: 46 – 54

Versículo a memorizar: Juan 4:50 Jesús le dijo: Ve, tu hijo vive. Y el hombre creyó la palabra que Jesús le dijo, y se fue.

Leccion 6-3 Leccion 6-2 Leccion 6-1

Introducción

Es alentador cuando vamos leyendo parte de los milagros y señales que Jesús hacía al recorrer cada ciudad y pueblo. Era distintas las personas que se acercaban a Él, inclusive personas con altos cargos, o que se les prohibía estar cerca de Jesús. En diferentes circunstancias acudían a Jesús para solucionar los problemas por el cual pasaban. A través de estas lecciones vamos viendo el poder inmenso que tiene nuestro Dios. En esta oportunidad veremos que Jesús nuevamente hace un milagro en la vida de un noble. Una persona que tenía autoridad legal sobre Jesús va y se postra delante de Él.
1. El noble pide por su hijo
Este noble era un oficial judío de Herodes Agripa, tenía su hijo enfermo a punto de morir. El vivía en Capernaúm y cuando escuchó hablar de Jesús fue a buscarlo. Jesús estaba aproximadamente a treinta y dos kilómetros de donde se encontraba este noble pero no le importó caminar esa distancia porque su hijo estaba mal. Él no vio otra solución sino que la de ir a pedirle a Jesús que sanara a su hijo. Era casi imposible que un hombre que tenía autoridad legal sobre Jesús venga y se postre delate de él. A parte de ir a buscar a Jesús también tuvo un largo camino que hizo a pie. En ese momento quizás no le importó su situación laboral ni ante la sociedad de los judío sino que le importó buscar a Jesús y pedirle que le sanara a su hijo.
Al igual que este noble debemos buscar a Jesús primeramente y pedirle que solucione o que actúe en la situación por la cual estamos pasando. Muchas veces buscamos recursos o ayuda en otras partes o en otras cosas y nos olvidamos de Jesús. Él está siempre listo para escucharnos y ayudarnos.

2. La fe del noble
Este oficial como ya dijimos caminó aproximadamente treinta y dos kilómetros para encontrarse con Jesús. Estaba desesperado pidiendo a Jesús que vaya hasta su casa para poder sanar a su hijo. Quizás después de tanta insistencia del hombre Jesús le dice unas simples palabras “Ve, tu hijo vive”, sin más nada que decir el oficial regresa a su casa confiando en las palabras que nuestro Salvador le dijo.
Ni siquiera dijo para que vaya cerca de su casa o que le mire a su hijo, él obedeció y regresó a su casa. No reclamó nada, tuvo fe en esas palabras y se marchó. ¿Cuántas veces pensamos que Dios no puede darnos alguna respuesta porque estamos lejos o la situación se nos hace imposible creer en que Dios puede solucionar? Éste oficial nunca fue a una iglesia o escuchar cuando Jesús predicaba pero tenía la fe de que Él lo sanaría y fue así. Lo único que Dios nos pide es que obedezcamos su palabra, confiemos y tengamos fe en Él, las demás cosas las hará Jesús.
La sanación fue a distancia e inmediata, cuando regresaba a su casa le alcanzaron sus funcionarios y le dijeron que su hijo ya estaba mejor, él preguntó a qué hora pasó eso y le dijeron ayer como a las 7 de la noche (que para los judío era las 13 hs).
Estudio bíblico
Este noble era un oficial judío de Herodes Agripa, tenía su hijo enfermo a punto de morir. El vivía en Capernaúm y cuando escuchó hablar de Jesús fue a buscarlo. Jesús estaba aproximadamente a treinta y dos kilómetros de donde se encontraba este noble pero no le importó caminar esa distancia porque su hijo estaba mal. Era casi imposible que un hombre que tenía autoridad legal sobre Jesús venga y se postre delate de él. A parte de ir a buscar a Jesús también tuvo un largo camino que hizo a pie. En ese momento quizás no le importó su situación laboral ni ante la sociedad de los judío sino que le importó buscar a Jesús y pedirle que le sanara a su hijo.
Estaba desesperado pidiendo a Jesús que vaya hasta su casa para poder sanar a su hijo. Quizás después de tanta insistencia del hombre Jesús le dice unas simples palabras “Ve, tu hijo vive”, sin más nada que decir el oficial regresa a su casa confiando en las palabras que nuestro Salvador le dijo. La sanación fue a distancia e inmediata, cuando regresaba a su casa le alcanzaron sus funcionarios y le dijeron que su hijo ya estaba mejor, él preguntó a qué hora pasó eso y le dijeron ayer como a las 7 de la noche (que para los judío era las 13 hs).
Ejercicios
3 – 6 años
Pinto el dibujo de la lección de hoy.
7 – 9 años
Respondo las preguntas.
10 – 12 años
Con ayuda de la Biblia completo.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 211 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: