Lección 12. Rescatados por Dios

Lección 12. Rescatados por Dios

Texto de estudio: Daniel 3: 1 – 30

Texto clave: Daniel 3:17  He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.

 Leccion 12 Predicacion

 

 

 

 

 

Panorama bíblico

Antes en la cultura de Babilonia se adoraban a estatuas y es por eso que el rey Nabucodonosor mando hacer una estatua de treinta metros de alto y tres metros de ancho totalmente de oro para que todos adorasen a la estatua. Y si había alguien que no adorara a la estatua era echado a un horno de fuego. El horno en donde eran echado las personas no era un horno común ni pequeño, era como un horno industrial en donde quizás se utilizaba para hornear ladrillos o para fundir metales por la alta temperatura que tenía dentro.

Con esta lección podemos sacar estas enseñanzas:

1. No postrarse delante de otros dioses.

Al salir el edicto del rey Nabucodonosor todos tenían que adorar la estatua cuando escuchaban el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, pero algunos no hacían eso como por ejemplo Sadrac, Mesac y Abed-nego. Algunos de los caldeos vieron que ellos no se postraron y fueron a avisar al rey. Entonces el rey Nabucodonosor mandó llamar a los tres amigos de Daniel y les pregunto si era cierto que ellos no se postraban al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música y le respondieron que no adorarían a otro que no sea su Dios. El rey ordenó que lo echaran al horno de fuego que había sido calentado siete veces más de lo normal pero ellos no tenían temor de eso. A pesar que serían quemados ellos no iban a adorar a otros dioses, permanecían fiel a su Dios, confiaban en su Dios.

Muchas cosas pone el enemigo para que adoremos, pero tenemos un Dios celoso que no quiere que nos postremos delante de otros porque Él tiene todo para nosotros, Él es nuestro creador y solo a Él debemos adorar a pesar del peligro que corremos al no adorar a otros dioses. Debemos confiar en Dios así como lo hicieron los tres amigos de Daniel y hasta lo último estuvieron firmes en el camino del Señor Nuestro Dios.

2. Dios nos libra.

El ser obedientes y estar firmes en la palabra de Dios nos hace crecer espiritualmente y a nada que pueda hacernos daño físico le vamos a temer, ese ejemplo nos da Sadrac, Mesac y Abed-nego,  ante la orden de muerte que todos los que no adoraban a la estatua que levantó Nabucodonosor tenían, estos tres hombres y quizás otros más podía perder su vida de una manera muy dolorosa, fueron tirados a un horno de alta temperatura pero su fidelidad a Dios hizo que ni siquiera el cabello de su cabeza se haya quemado. El rey vio asustado pregunta si eran solo tres personas las que fueron tiradas al horno porque él veía cuatro, quizás Dios mismo estaba protegiéndoles del fuego o haya enviado a un Ángel que pueda cubrirles de las llamas que hasta mataron a los hombres que tiraron a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Servimos a un Dios soberano, poderoso que nos protege en todo sentido y de toda circunstancia, solo falta que nosotros le seamos fieles cada segundo de nuestra vida y nos librará siempre de la mano de nuestros enemigos.

Estudio bíblico

El rey Nabucodonosor mandó levantar una estatua de treinta metros de alto y de 3 metros de ancho al cual debían todos adorar al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música. Ante este edicto los amigos de Daniel, que eran Sadrac, Mesac y Abed-nego no hicieron caso por lo que uno caldeos lo denunciaron ante el rey y los mandó llamar. Los amigos de Daniel fueron en presencia del rey y dijeron que no adorarían a otro que no fuera su Dios y el rey se llenó de ira y ordenó que el horno se calentase siete veces más de los normal para echar a estos en el horno. Ellos no tuvieron temor de eso porque confiaban en Dios y permanecieron fieles a la palabra de Dios. Todo el tiempo el enemigo nos asecha con nuevas cosas para dejar de adorar a Dios, pero así como lo hicieron estos tres hombres no debemos caer en la trampa del enemigo sino que permanecer firmes delante de Dios.

Ellos fueron echados al horno pero ni siquiera olor a humo tuvieron porque Dios los libró del fuego y mandó a un Ángel o quizás fue Dios mismo el que estaba con ellos en el horno para rescatarlos por lo que el rey veía a cuatro personas en el horno.

Conclusión: La obediencia y fidelidad a Dios nos rescata de diferentes dificultades que el enemigo tiene como amenaza para desviarnos del camino de Dios.

Ejercicios

3 – 6 años

Pinto el dibujo

7 – 9 años

Une con flechas

10 – 12 años

Completo el crucigrama

1. Daniel  2. Cuatro  3. Dios  4. Siete  5. Fuego  6. Nabucodonosor  7. Fieles  8. Treinta

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s