Lección 3. Jesús sana a un paralítico

Lección 3. Jesús sana a un paralítico

Texto de estudio: Marcos 2:1 – 12

Texto clave: Marcos 2:5 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.

Leccion 3-1 Leccion 3-2 Leccion 3-3

Introducción

Vemos nuevamente la acción divina de Jesús que sana a un paralítico. A escuchar éste y sus amigos, fue llevado hasta el lugar donde se encontraba Jesús. Estaba en una casa llena de gente, que hasta la puerta estaban, no había lugar para nadie y menos para un hombre paralítico traído por cuatro amigos. No vieron mejor opción que subirse por el techo de la casa y bajarlo en donde estaba el Señor. Al verlos Jesús a ellos, le dice al paralítico “hijo tus pecados te son perdonados”.

1. Ayudar a los demás

Vivimos en un mundo prácticamente en donde cada uno por su lado, en donde todo lo importante debe ser para mi. Muchas veces no queremos recibir ayuda o no queremos ayudar a nadie. Este paralítico no podía movilizarse solo, pero su necesidad toco el corazón de sus amigos y de cuatro de ellos, lo trajeron hasta donde estaba Jesús. Hay muchas personas que tienen necesidades físicas y espirituales y a través podemos hacerle conocer a Jesús a esas personas. La necesidad humana que tenía este hombre movió a sus amigos a que lo ayudaran.

2. Ayudar sin recibir

Es importante esta actitud de los amigos que ayudaron al paralítico, ayudaron sin que ellos sacaran algún beneficio de ello,  porque siempre buscamos  qué beneficio vamos a sacar ayudando a alguien o que vamos a ganar o que bendición vamos a recibir o decimos que nos van a quedar debiendo como mínimo un favor.

El dar no significa que tenemos que esperar algo a cambio, debemos dar todo lo que podemos sin esperar recibir algo. Lastimosamente casi siempre decimos que vamos a ayudar pero dentro nuestro estamos pidiendo que nos deje algo o aunque sea para el pasaje.

3. La fe

Nuevamente Jesús nos recuerda que la fe juega un papel muy importante en lo que puede ocurrirnos. Estos hombres que traían cargando a su amigo tenían fe, y no porque vieron lleno el lugar ellos retrocedieron sino que buscaron la manera de entrar a donde estaba Jesús porque tenían fe de que el Señor le iba a sanar. Así funciona el poder divino que tiene nuestro Dios, de buscarle, no rendirnos, buscar la forma de llegar a Él, en este caso podemos ver que la casa llena de gente que nos impide llegar a Dios pueden ser las diversas circunstancias por las cuales estamos pasando, problemas, sufrimiento, sea lo que sea, pero al igual que esos hombres debemos tener fe y llegar a Jesús que Él nos dará la victoria.

Estudio bíblico

En el estudio de hoy estaremos viendo nuevamente el poder divino de nuestro Señor Jesús. Nuevamente sana físicamente a una persona que no podía caminar y ayudado por sus amigos llegó junto a Jesús. La mayoría de las veces no queremos hacer las cosas o ayudarle a alguien sin recibir nada a cambio. A menudo pensamos en algo mínimo que queremos recibir cuando le hacemos un favor a alguien, pero en este caso un paralítico tuvo la ayuda desinteresada de sus cuatro amigos.

El dar no significa que tenemos que esperar algo a cambio, debemos dar todo lo que podemos sin esperar recibir algo. Lastimosamente casi siempre decimos que vamos a ayudar pero dentro nuestro estamos pidiendo que nos deje algo o aunque sea para el pasaje.

Estos hombres que traían cargando a su amigo tenían fe, y no porque vieron lleno el lugar ellos retrocedieron sino que buscaron la manera de entrar a donde estaba Jesús porque tenían fe de que el Señor le iba a sanar. Así funciona el poder divino que tiene nuestro Dios, de buscarle, no rendirnos, buscar la forma de llegar a Él, en este caso podemos ver que la casa llena de gente que nos impide llegar a Dios pueden ser las diversas circunstancias por las cuales estamos pasando, problemas, sufrimiento, sea lo que sea, pero al igual que esos hombres debemos tener fe y llegar a Jesús que Él nos dará la victoria.

Ejercicios

3 – 6 años

Uno con flecha.

7 – 9 años

Ayudo a encontrar el camino.

10 – 12 años

Respondo las siguientes preguntas.

About these ads

Un pensamiento en “Lección 3. Jesús sana a un paralítico

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s