Lección 15. El fariseo y publicano

Lección 15. El fariseo y publicano

Lucas 18: 9 – 14

Texto clave: Lucas 18:13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.

Leccion 15 Leccion 15-2 Leccion 15-3

Introducción

Jesús utilizó varios métodos para enseñarnos su palabra, en estas lecciones iremos viendo las parábolas, las distintas parábolas que utilizó Jesús para entender mejor su mensaje. Siempre alrededor de Él se juntaban todo tipo de personas y a través de parábolas les hacía entender. En esta lección veremos la parábola del fariseo y el publicano.

1. Dos tipos de personas

Dice la Biblia que dos hombres subieron a orar en el Templo, uno era fariseo y el otro era publicano. El fariseo era un hombre muy respetado en esa época, era uno de los que más sabía sobre la interpretación de la Ley. Era un hombre que guardaba y debía hacer guardar la Ley, un hombre que de boca para afuera hablaba de Dios.

El publicano, un hombre que se encargaba de recaudar los impuestos para darle a Roma y también considerado por traicionar al pueblo judío. El publicano era considerado como los gentiles, era un grupo de personas repudiadas por la sociedad. Éste era una persona que no conocía mucho de Dios.

A través de esta parábola vemos dos tipos de personas, y nos damos cuenta de que Dios tiene el cielo abierto para todas aquellas personas que deseen acercarse a Él. No importa el nivel social, solo importa el disponer en nuestro corazón el que la palabra de Dios entre a nuestras vidas y la pongamos en práctica.

2. Dos tipos de oraciones

El fariseo oró de esta manera: puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Y el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.

Nos enseña que hay personas que oran solo para que las demás personas escuchen y no para Dios. Ven y dicen a viva voz los defectos de otras personas, pero no se dan cuenta el error tan grande que están cometiendo dirigiéndose así a Jesús.

El publicano ni siquiera se animaba a mirar a los cielos porque sentía vergüenza de él mismo y le pedía a Dios misericordia por sus pecados. Vimos dos tipos de personas y dos tipos de oraciones. Podemos sacar como enseñanza que las cosas la debemos hacer para Dios, nuestras oraciones deben salir desde el fondo de nuestro corazón y no solo de labios para afuera hacer la oración. Nuestra oración debe ser genuina y no como la del fariseo que se sentía orgulloso por orar de esa manera.

Estudio bíblico

Dice la Biblia que dos hombres subieron a orar en el Templo, uno era fariseo y el otro era publicano. El fariseo era un hombre muy respetado en esa época, era uno de los que más sabía sobre la interpretación de la Ley. Era un hombre que guardaba y debía hacer guardar la Ley, un hombre que de boca para afuera hablaba de Dios.

El publicano, un hombre que se encargaba de recaudar los impuestos para darle a Roma y también considerado por traicionar al pueblo judío. El publicano era considerado como los gentiles, era un grupo de personas repudiadas por la sociedad. Éste era una persona que no conocía mucho de Dios.

El fariseo oró de esta manera: puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Y el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.

El publicano ni siquiera se animaba a mirar a los cielos porque sentía vergüenza de él mismo y le pedía a Dios misericordia por sus pecados. Vimos dos tipos de personas y dos tipos de oraciones. Podemos sacar como enseñanza que las cosas la debemos hacer para Dios, nuestras oraciones deben salir desde el fondo de nuestro corazón y no solo de labios para afuera hacer la oración. Nuestra oración debe ser genuina y no como la del fariseo que se sentía orgulloso por orar de esa manera.

Ejercicios

3 – 6 años

Marco y pinto el dibujo correcto

7 – 9 años

Contesto las preguntas

10 – 12 años

Falso o verdadero. Justifico los falsos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s