Lección 21. La parábola del tesoro escondido y la perla preciosa

Lección 21. La parábola del tesoro escondido y la perla preciosa

Mateo 13: 44 – 46

Texto clave: Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Leccion 21 Leccion 21-2 Leccion 21-3

Introducción

Nosotros conocemos muchos reinos. Los niños también siempre escuchan la palabra “reino”, reinos humanos, reinos en los dibujos animados, etc. A los niños cuando le hablamos de reino capaz que asocien con un castillo y un rey y muchas personas. Se hace difícil saber para ellos el significado del reino de Dios.

Estudiaremos hoy la parábola del tesoro escondido y la perla preciosa que está relacionada con el Reino de Dios.

1) Buscar el tesoro

Dice que el Reino de Dios es semejante a un tesoro escondido en el campo y que lo encuentra un hombre. Así debemos ser nosotros. De poder buscar en el campo nuestro tesoro que es el Reino de Dios.

El Reino de Dios no tiene castillos ni lujo, pero tiene lo más importante que es la vida eterna. Ese es el tesoro que más debemos buscar al igual que ese hombre a quien Jesús le enseña sobre esta parábola.

2) Dejó todo

El hombre que encontró el tesoro fue y vendió todas las cosas para poder quedarse con ese tesoro. Vemos que Dios hizo lo mismo con nosotros. Dio a su único hijo para poder salvarnos y limpiarnos de todas nuestras iniquidades.

En el mundo en todo tiempo nos insisten en que lo material debe estar por sobre todas las cosas. Como cristianos verdaderos que somos esas cosas para nosotros debe ser secundario, debemos dejar las cosas materiales si es necesario para tener la vida eterna que Dios nos da.

Estudio bíblico

Esta parábola trata de un hombre que encontró en el campo un tesoro y lo guardó, luego fue a vender todo lo que tenía y compró ese campo. Tambien de un mercader que encontró una perla preciosa, vendió todo lo que tenía y compró esa perla.

Dice que el Reino de Dios es semejante a un tesoro escondido en el campo y que lo encuentra un hombre. Así debemos ser nosotros. De poder buscar en el campo nuestro tesoro que es el Reino de Dios.

El Reino de Dios no tiene castillos ni lujo, pero tiene lo más importante que es la vida eterna. Ese es el tesoro que más debemos buscar al igual que ese hombre a quien Jesús le enseña sobre esta parábola.

El hombre que encontró el tesoro fue y vendió todas las cosas para poder quedarse con ese tesoro. Vemos que Dios hizo lo mismo con nosotros. Dio a su único hijo para poder salvarnos y limpiarnos de todas nuestras iniquidades.

En el mundo en todo tiempo nos insisten en que lo material debe estar por sobre todas las cosas. Como cristianos verdaderos que somos esas cosas para nosotros debe ser secundario, debemos dejar las cosas materiales si es necesario para tener la vida eterna que Dios nos da.

Ejercicios

3 – 6 años

7 – 9 años

10 – 12 años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s